masedgardo

El Señor de los Sombreros

Un apasionado por los hongos, dedicó su formación profesional a investigar y transmitir sus conocimientos. Hoy es referente argentino y de otros países en hongos comestibles.

Si hay algo para destacar del Dr. Edgardo Albertó es su vocación como investigador y docente. Dedicó su carrera a estudiar y especializarse en biología y micología. Hoy dirige el Instituto de Micología del Instituto Tecnológico de Chascomús, y es referente en Argentina y otros países en hongos, especialmente los comestibles.

“De estudiante tenía interés en la vida marina, por eso hice una orientación que incluía el estudio del mar (oceanografía biológica) y una materia en particular que incluía las briofitas, los hongos y las algas (morfología de criptógamas). En realidad la cursé por la parte de las algas, pero allí tuve mi primer encuentro con los hongos”, recordó Albertó.

Lo cierto es que a los hongos llegó por un amigo que se había ido a trabajar a España y le contó sobre el importante papel que tenían en la cultura española, la costumbre de salir a recolectar hongos silvestres y el gran consumo de los hongos de cultivo.

“Entusiasmado por lo que me contó este amigo, volví a la facultad a ver a mi profesor de Micología en la materia Morfología de criptógamas y le dije que quería producir hongos. No solo comencé con la producción, sino que después me invitó a realizar investigaciones sobre los champiñones silvestres. Fue allí donde obtuve mi primera beca del CONICET para estudiar los hongos del género Agaricus que son los champiñones”, precisó el experto.

Como becario Edgardo, que no oculta su espíritu de niño explorador, disfrutó mucho de los estudios de campo, justamente, la parte de más exploración en sus investigaciones sobre los hongos silvestres.

“Estar en los bosques, en la montaña, en lugares generalmente alejados de la civilización me gusta. Es donde la naturaleza vive”, reconoció Albertó con cierta nostalgia por aquellos años. Y reconoció que “siempre me gustó mucho lo vinculado a la producción pero la investigación, una de mis pasiones, pudo más así que finalmente me convertí en investigador en temas vinculados a la producción de hongos”.

Su trabajo lo llevó por diversos países y es, precisamente viajando, donde aprendió mucho de lo que hoy comparte en sus clases. Cada emprendimiento tiene sus aspectos innovadores, muchas veces no hacen falta grandes inversiones, sino ser creativo.

“Encontré panoramas muy distintos, a veces cosas que sorprenden por lo precario, otras por lo ingenioso. Recuerdo hace unos 4 años, estuve en Sorocaba, una ciudad en el estado brasileño de San Pablo. Allí un cultivador de shiitake nos mostraba las instalaciones y las proyecciones que tenía para los próximos años. El equipamiento y el diseño que tenía no lo vi en ninguna universidad, y me sorprendió cómo un establecimiento privado puede estar mejor que los propios centros de investigación”.

Nada se compara con el aprendizaje que proporciona la vivencia y es ese conocimiento el que Albertó comparte en sus capacitaciones. En este sentido comentó que “hace casi 3 años estuve en el Riojal, un establecimiento productor de champiñones ubicado en el estado de Veracruz, México. Cuando pregunté cuánto producían, me respondieron: “unos 8.500 kilos”. Es una cantidad interesante para un mes, dije. “No, producimos eso por día”, me corrigieron”, contó el profesor.

Edgardo Albertó cursó sus estudios en la Universidad de Buenos Aires, doctorándose en 1995. Fue becario del CONICET por 7 años en el Programa de Hongos que Intervienen en la Degradación Biológica (PRIDEB-CONICET), desempeñándose en el Instituto Fitotécnico de Santa Catalina (UNLP).

Luego se incorporó como investigador adjunto del CONICET en el Instituto de Investigaciones Biotecnológicas- Instituto Tecnológico de Chascomús (IIB-INTECH), donde actualmente es director del Laboratorio de Micología y de Cultivos de Hongos Comestibles y Medicinales y responsable de la colección de cultivos fúngicos. Asimismo, fue profesor en las Universidades de Alcalá de Henares, España, y de Tennessee, EEUU.

Desde el año 2009 se desempeña como profesor tutor de las capacitaciones presenciales y online sobre Técnicas Modernas para el Cultivo de Gírgolas, Shiitake, Champiñones y Portobellos, tres capacitaciones orientadas a emprendedores desarrolladas junto a El Nuevo Agro.

Fuente: El Nuevo Agro
volver